Oración para Embarazadas

Oración para las embarazadas

En esta ocasión vamos a compartir una hermosa oración para embarazadas que será muy útil para esas parejas que están a punto de recibir un nuevo hijo/a. Realmente esperamos que esta oración para proteger a una mujer embarazada las ayude a atravesar este tiempo de la mejor forma posible.

Oración para Embarazadas

Oración para embarazadas a punto de dar a luz

El primer texto que compartiremos es una oración para embarazadas a punto de dar a luz, pero también puede ser una oración para aquellas mujeres que están atravesando un momento de dificultad. Lean esta oración durante la mañana y a la noche antes de irse a dormir; de esa forma lograrán que la Virgen María las acompañe y les dé toda su protección.

Embarazadas oración de la dulce espera

Bendita Virgen María, maravillosa mujer, madre de Jesús el hijo de Dios. Protectora de todos los males, protege este embarazo; permite que mi hijo crezca fuerte y con amor. Permite que este pequeño que crece en mi interior sea sano, fuerte lleno de vitalidad. Que tenga una vida llena de prosperidad, que sus amigos lo quieran y que nunca tenga problemas. Has que este niño llene nuestro hogar de alegría; danos la sabiduría para ser buenos padres y para que su crecimiento sea feliz. Virgen María, de la misma forma en la que diste a luz al nuevo rey, te pido que protejas la llegada de este hermoso bebé.

Amén.

Oración para Embarazadas

Salmo para proteger un embarazo

Señor, tú me has escudriñado y conocido. Tú conoces mi sentarme y mi levantarme; desde lejos comprendes mis pensamientos. Tú escudriñas mi senda y mi descanso, y conoces bien todos mis caminos. Aun antes de que haya palabra en mi boca, he aquí, oh Señor, tú ya la sabes toda. Por detrás y por delante me has cercado, y tu mano pusiste sobre mí. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; es muy elevado, no lo puedo alcanzar.

¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia? Si subo a los cielos, he aquí, allí estás tú; si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú. Si tomo las alas del alba, y si habito en lo más remoto del mar, aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra. Si digo: Ciertamente las tinieblas me envolverán, y la luz en torno mío será noche; ni aun las tinieblas son oscuras para ti, y la noche brilla como el día. Las tinieblas y la luz son iguales para ti.

Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre. Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien. No estaba oculto de ti mi cuerpo, cuando en secreto fui formado, y entretejido en las profundidades de la tierra. Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos
los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos.

¡Cuán preciosos también son para mí, Dios, ¡tus pensamientos! ¡Cuán inmensa es la suma de ellos! Si los contara, serían más que la arena; al despertar aún estoy contigo.
¡Dios, si tú hicieras morir al impío! Por tanto, apartaos de mí, hombres sanguinarios.
Porque hablan contra ti perversamente, y tus enemigos toman tu nombre en vano. ¿No odio a los que te aborrecen, Señor? ¿Y no me repugnan los que se levantan contra ti? Los aborrezco con el más profundo odio; se han convertido en mis enemigos.

Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno.

Señor, tú me has dado esta vida en mi vientre, extiende tu mano y dame la bendición. Haz que tenga un buen embarazo, que el niño nazca sin complicaciones y que ambos podamos gozar de buena salud para disfrutar nuestra vida juntos. (Puede interesarles: Versículos del Nacimiento de Jesús

Oración para Embarazadas

Oración para Embarazadas Primerizas

A continuación veremos una oración pensada para aquellas mujeres que están viviendo su primer embarazo. El primer consejo para una primeriza es que intenten disfrutar el momento ya que es único, podrán tener otros embarazos, pero la intensidad del primero es inigualable. El segundo consejo es que confíen en su capacidad como madres, tengan Fe que Cristo nunca las dejará solas. Él siempre estará protegiendo a ese pequeño que está llegando. Es más, para ejemplificar esto les ofrecemos un mensaje que dio recientemente el Papa Francisco:

Oración para embarazadas primerizas

Querido Señor, con mi corazón entre las manos, te quiero pedir por todas las mujeres que estamos atravesando nuestro primer embarazo. Cuida a nuestros bebés, danos la fuerza necesaria para enfrentar cualquier miedo y bendice mi vientre. Te pido que este pequeño llegue al mundo sano y que pueda vivir una vida llena de amor y felicidad.

Amén.

Frases para embarazadas

Por último vamos a compartir con ustedes algunas de las mejores y más tiernas frases para embarazadas. Son pequeñas expresiones que pueden ayudar a las mujeres que están viviendo su embarazo de una forma especial.

Obviamente hay algunas frases de mujeres embarazadas que explican lo que se siente ser madres, pero hay otras frases de bebé en camino para embarazadas que solo piensan en cómo será su hijo. En fin, disfruten de las frases para embarazadas en la dulce espera.

  • Y salió Caín de la presencia del Señor, y se estableció en la tierra de Nod, al oriente del Edén. Y conoció Caín a su mujer, y ella concibió y dio a luz a Enoc; y edificó una ciudad y la llamó Enoc, como el nombre de su hijo. Génesis 4:17
  • Cuando la mujer está para dar a luz, tiene aflicción, porque ha llegado su hora; pero cuando da a luz al niño, ya no se acuerda de la angustia, por la alegría de que un niño haya nacido en el mundo. Por tanto, ahora vosotros tenéis también aflicción; pero yo os veré otra vez, y vuestro corazón se alegrará, y nadie os quitará vuestro gozo. Juan 16:21
  • Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra. Y dijo Dios: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá de alimento. Génesis 1:28