Salmo para la Prosperidad

Salmos Poderosos de Prosperidad

El salmo para la prosperidad es una gran ayuda para aquellas personas que necesitan mejorar su situación, tanto en lo económico como en lo personal. Es por eso que los invitamos a que lean esta publicación para encontrar el texto bíblico que más se ajuste a su realidad o necesidad.

Salmo para la Prosperidad

Salmo 3 para adquirir prosperidad

Salmos 3: Oración matutina de confianza en Dios

¡Señor, mira lo cómo se han multiplicado mis adversarios! Muchos se levantan contra mí. Algunos dicen de mí: Para él no hay salvación en Dios. Señor, eres escudo en derredor mío, mi gloria, y el que levanta mi cabeza. Con mi voz clamé al Señor, y Él me respondió desde su santo monte. Me acosté y me dormí; desperté, pues el Señor me sostiene. No temeré a los diez millares de enemigos que se han puesto en derredor contra mí. ¡Levántate, Señor! ¡Sálvame, Dios mío! Porque tú hieres a todos mis enemigos en la mejilla; rompes los dientes de los impíos. La salvación es del Señor. ¡Sea sobre tu pueblo tu bendición!

Salmo para la Prosperidad

Salmos para el trabajo y la prosperidad

Además del salmo para la prosperidad en general, nos gustaría que en este apartado puedan apreciar dos textos que hablan de la vida en general.

Por un lado, tendrán el Salmo 144 enfocado en aquellos que necesitan mejorar su situación económica y laboral. Con este texto podrán implorar por la ayuda del Señor y agradecer todas las bendiciones que se presentan día a día. Por otro lado, encontrarán el Salmo 32 que hace foco en aquellas personas que han atravesado un momento complicado, pero que han sabido reconocer sus errores, sus culpas y ahora solo buscan un futuro mejor con el apoyo del Señor.

Salmo 144

Salmos 144: Oración pidiendo rescate y prosperidad

Bendito sea el Señor, mi roca, que adiestra mis manos para la guerra, y mis dedos para la batalla. Misericordia mía y fortaleza mía, mi baluarte y mi libertador, escudo mío en quien me he refugiado, el que sujeta a mi pueblo debajo de mí. Señor, ¿qué es el hombre para que tú lo tengas en cuenta, o el hijo del hombre para que pienses en él? El hombre es semejante a un soplo; sus días son como una sombra que pasa. Señor, inclina tus cielos y desciende; toca los montes para que humeen. Despide relámpagos y dispérsalos; lanza tus flechas y confúndelos. Extiende tu mano desde lo alto; rescátame y líbrame de las muchas aguas, de la mano de extranjeros cuya boca habla falsedad y cuya diestra es diestra de mentira (…)

“Bendito sea el Señor, mi roca, que adiestra mis manos para la guerra, y mis dedos para la batalla” Salmo 144:1

(…) Dios, un cántico nuevo te cantaré; con arpa de diez cuerdas cantaré alabanzas a ti, el que da la victoria a los reyes, el que rescata a David su siervo de espada maligna. Rescátame y líbrame de la mano de extranjeros, cuya boca habla falsedad, y cuya diestra es diestra de mentira. Sean nuestros hijos en su juventud como plantíos florecientes, y nuestras hijas como columnas de esquinas labradas como las de un palacio. Estén llenos nuestros graneros, suministrando toda clase de sustento, y nuestros rebaños produzcan miles y diez miles en nuestros campos. Esté cargado nuestro ganado, sin fracasos y sin pérdida, y no haya gritos en nuestras calles. Bienaventurado el pueblo a quien así le sucede; bienaventurado el pueblo cuyo Dios es el Señor.

Salmo 144

Salmo 32

Salmos 32: Bienaventuranza del Perdonado

¡Cuán bienaventurado es aquel cuya transgresión es perdonada, cuyo pecado es cubierto! ¡Cuán bienaventurado es el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño! Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió con mi gemir durante todo el día. Porque día y noche tu mano pesaba sobre mí; mi vitalidad se desvanecía con el calor del verano. Te manifesté mi pecado, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones al Señor; y tú perdonaste la culpa de mi pecado (…)

“yo te haré saber y te enseñaré el camino en que debes andar; te aconsejaré con mis ojos puestos en ti” Salmo 32:8

(…) Por eso, que todo santo ore a ti en el tiempo en que puedas ser hallado; ciertamente, en la inundación de muchas aguas, no llegarán estas a él. Tú eres mi escondedero; de la angustia me preservarás; con cánticos de liberación me rodearás. Yo te haré saber y te enseñaré el camino en que debes andar; te aconsejaré con mis ojos puestos en ti. No seas como el caballo o como el mulo, que no tienen entendimiento; cuyos arreos incluyen brida y freno para sujetarlos, porque si no, no se acercan a ti. Muchos son los dolores del impío, pero al que confía en el Señor, la misericordia lo rodeará. Alegraos en el Señor y regocijaos, justos; dad voces de júbilo, todos los rectos de corazón.

Salmo para la Prosperidad

Salmo para la prosperidad en el hogar

Por último, voy a compartirles un salmo para la prosperidad que los ayudará a mantener el orden y el control sobre las cosas que pasan en su hogar. Leyendo el Salmo 145 podrán pedirle a Dios su acompañamiento, para que él los mantenga bajo su custodia. Es más, con el paso de los días, y después de varias lecturas del texto, verán como sus familiares comienzan a encontrar tranquilidad en su vida diaria. También es posible que esos proyectos familiares que estaban estancados comiencen a movilizarse. Créanme, este salmo le devolverá el amor y la paz a su querido hogar.

Salmo 145

Salmos 145: Bondad y majestad de Dios

Te exaltaré mi Dios, Rey, y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre. Todos los días te bendeciré, y alabaré tu nombre eternamente y para siempre. Grande es el Señor, y digno de ser alabado en gran manera; y su grandeza es inescrutable. Una generación alabará tus obras a otra generación, y anunciará tus hechos poderosos. En el glorioso esplendor de tu majestad, y en tus maravillosas obras meditaré. Los hombres hablarán del poder de tus hechos portentosos, y yo contaré tu grandeza. Ellos proclamarán con entusiasmo la memoria de tu mucha bondad, y cantarán con gozo de tu justicia.

Clemente y compasivo es el Señor, lento para la ira y grande en misericordia. El Señor es bueno para con todos, y su compasión, sobre todas sus obras. Señor, tus obras todas te darán gracias, y tus santos te bendecirán (…)

Si disfrutaron del Salmo para la Prosperidad, quizás les pueda interesar: Versículos que hablen del Amor.

(…) La gloria de tu reino dirán, y hablarán de tu poder, para dar a conocer a los hijos de los hombres tus hechos poderosos, y la gloria de la majestad de tu reino. Tu reino es reino por todos los siglos, y tu dominio permanece por todas las generaciones. El Señor sostiene a todos los que caen, y levanta a todos los oprimidos. A ti miran los ojos de todos, y a su tiempo tú les das su alimento. Abres tu mano, y sacias el deseo de todo ser viviente. Justo es el Señor en todos sus caminos, y bondadoso en todos sus hechos. El Señor está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad.

Cumplirá el deseo de los que le temen, también escuchará su clamor y los salvará. El Señor guarda a todos los que le aman, pero a todos los impíos destruirá. Mi boca proclamará la alabanza del Señor; y toda carne bendecirá su santo nombre eternamente y para siempre.

Salmo para la Prosperidad