Salmo para los Enfermos

Salmo para los Enfermos Católicos

En esta ocasión les voy a compartir unos textos y unas reflexiones que son de gran valor para aquellos que están padeciendo una enfermedad. Por ello, les recomiendo que se tomen unos minutos para leer este salmo para enfermos que realmente les servirá mucho orar y aproximarse al Señor.

Sin lugar a dudas, enfrentar una enfermedad siempre es complicado ya que no solo sufre el enfermo si no que su familia y amigos también padecen todo ese proceso. Por consiguiente, me parece que contar con alguna oración o salmo siempre es bueno porque de esa forma podremos llenar de esperanza a quienes están sufriendo.

Salmo para los Enfermos

Salmo de Aliento para un Enfermo

Quizás lo más complicado al momento de enfrentar una enfermedad es la incertidumbre que se genera en torno a las posibilidades de curarse. Pensemos en aquellas situaciones en las que los médicos dan un diagnóstico pero no pueden asegurarnos plazos de recuperación. En estas ocasiones el problema es doble. Por un lado tenemos la enfermedad, los tratamientos, las visitas diarias a los hospitales y todas esas cuestiones que son poco agradables; y, por otro lado, comenzamos a notar un desgaste mental o emocional en el paciente que lo debilita y le resta energías.

Por esa razón les recomiendo que siempre estén a su lado, que lo apoyen y que intenten distraer a esta persona. Sacarlo de esa realidad que está viviendo, aunque sea por unos minutos, es sumamente importante para que se sienta revitalizado. Además, les recomiendo orar con este salmo que verán a continuación ya que en el podrán encontrar una buena reflexión sobre la importancia de la Fe en los momentos difíciles.

Salmo 41. Oración en la enfermedad y en la tristeza

Bienaventurado el que piensa en el pobre;
en el día del mal el Señor lo librará.
El Señor lo protegerá y lo mantendrá con vida,
y será bienaventurado sobre la tierra;
y no lo entregarás a la voluntad de sus enemigos.
El Señor lo sostendrá en su lecho de enfermo;
en su enfermedad, restaurarás su salud.

Yo dije: Señor, ten piedad de mí;
sana mi alma, porque contra ti he pecado.
Mis enemigos hablan mal contra mí, diciendo:
¿Cuándo morirá y perecerá su nombre?
Y si alguno viene a verme, habla falsedades;
su corazón recoge iniquidad para sí;
cuando sale fuera, lo publica.
Todos los que me odian murmuran a una contra mí;
traman hacerme daño, diciendo:

Una cosa del demonio ha sido derramada sobre él,
así que cuando se acueste, no volverá a levantarse.
Aun mi íntimo amigo en quien yo confiaba,
el que de mi pan comía,
contra mí ha levantado su calcañar.

También puede interesarte: Oración para la Familia.

Pero tú, Señor, ten piedad de mí y levántame,
para que yo les pague como se merecen.
Por esto sé que conmigo te complaces,
porque mi enemigo no canta victoria sobre mí.
En cuanto a mí, me mantienes en mi integridad,
y me afirmas en tu presencia para siempre.

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
desde la eternidad hasta la eternidad.
Amén y amén.

Salmo para los Enfermos

Salmo 23. El Señor es mi Pastor

El Señor es mi pastor,
nada me faltará.
En lugares de verdes pastos me hace descansar;
junto a aguas de reposo me conduce.
Él restaura mi alma;
me guía por senderos de justicia
por amor de su nombre.

Aunque pase por el valle de sombra de muerte,
no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo;
tu vara y tu cayado me infunden aliento.
Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos;
has ungido mi cabeza con aceite;
mi copa está rebosando.
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo para los Enfermos

Versículos de Esperanza

Finalmente, me gustaría que, además de reflexionar y orar con el salmo para los enfermos, puedan reflexionar con estos versículos que les voy a compartir a continuación. En ellos encontrarán diferentes historias que están presentes en la biblia en las que se resalta la importancia de nunca perder la esperanza y la Fe.

Sáname, Señor, y seré sanado; sálvame y seré salvado, porque tú eres mi alabanza. (Jeremías 17:14)

En este primer versículo vemos una clara suplica a Dios por parte de una persona que está sufriendo por una enfermedad. Pero en el versículo que está a continuación podemos ver como la santa biblia nos marca la importancia de orar, de seguir el camino del Señor ya que de esa forma lograremos alejar las enfermedades, el hambre y demás males que nos pueden asechar.

Mas serviréis al Señor vuestro Dios, y Él bendecirá tu pan y tu agua; y yo quitaré las enfermedades de en medio de ti. (Éxodo 23:25)

Salmo para los Enfermos

Por último, encontramos una frase que nos dejó el apóstol Mateo en la que nos cuenta cómo vivió Jesús su paso por la tierra. En este versículo se resalta la bondad que siempre tuvo Cristo con aquellas personas que más necesitaban. Un verdadero ejemplo que todos deberíamos seguir.

Y Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, proclamando el evangelio del reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia. (Mateo 9:35)

¿Cómo rezar para pedir por un enfermo?

  1. Averigua con el enfermo o con el médico cuál es la enfermedad que lo tiene mal.
  2. Busca un lugar cómodo en tu hogar o ve a la iglesia.
  3. Recita el Salmo 23: “El Señor es mi Pastor” 2 veces al día.
  4. Recita un Padre Nuestro.
  5. No te olvides de visitar al enfermo cada vez que puedas para darle una bendición.
  6. Ten paciencia y confianza en los médicos ya que el Señor que acudirá en tu ayuda.